November 20, 2017

Secretos de los que ruedan

Comenzamos una sección nueva en la revista MTB Culture, la cual bautizamos Secretos de los que ruedan. Ustedes los que pertenecen a La Cultura envían su aventura y nosotros la publicamos. ¿Cuántas veces visitan lugares que solo se pueden llegar montados en bicicleta? La historia de hoy es de par de PATI PELUS. De este modo hoy comienza “Secretos de los que ruedan”

La historia comienza así:

El capi Norte, Axel Iván y el niño símbolo Eduardo Enrique salen de sus casas a eso de las 6:30 am para encontrarse en el área de la cárcel Federal en Guaynabo a eso de las 7am. El plan era rodar hasta el Trail de Cerro Gordo MTB, para luego acumular unas millas, dar una vuelta y regresar con el ánimo que les quede. Como había un dualo llevándose a cabo, la ruta se cambió y comenzaron a rodar por la carretera paralela a la 165 , que se dirige hasta el semáforo luego de Dorado. La idea era encontrar aquel viejo ferrocarril que en los 70 muchas personas lo veían frente a Punta Salinas (Levittown). De este modo aquello que conocíamos como un plan para rodar se había convertido en una aventura en busca del viejo tren.

“Fue interesante verlo tan cerca; pero a la vez triste por lo abandonado y deteriorado que esta…” comento Axel Iván.

Luego del photoshooting que es obligado por los ciclomontañistas, a clitearse y seguir con el plan original. El camino de Rio Piedras hasta Dorado fue a favor del viento logrando tocar las velocidades de 21mph fijo. Sin embargo todo no puede ser perfecto y en el regreso aproximadamente a eso de las 10am al comienzo de la carretera 165 de Dorado a Levittown el viento comienza a hacer su influencia y ya saben que la goma de la MTB se pone un poco “amistosa”. Para cooperar a la historia en el momento que llegamos a Levittown el calor era súper intenso (según el marcador eran unos 103 grados de temperatura). Además la brisa no era de primavera; era más un blower de calor en la cara. Esta bueno para practica de los eventos de verano.

Llegamos a nuestro punto de partida gracias a Dios súper bien. Sin accidentes, percances y un baúl de recuerdos que solo se obtiene con practica este deporte. Lo único que fue incomodo fue el asiento que después de 40 millas comienza a ser un poco incómodo.

Puerto Rico tiene un montón de sitios secretos que solo los conocen los que salen a rodar por los montes y veredas. Envía tu aventura para  la sección Secretos de los que ruedan. Escriban un pequeño narrativo, tomen fotos y videos y sean parte de la cultura. Pueden enviar la información a jaime@mtbculture.com o al inbox de la revista en Facebook.

Hasta la próxima…

  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin
Previous «
Next »

Profesor en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico de las materias de mercadeo, relaciones publicas, publicidad y comunicaciones. Encargado de ventas, escritos y parte del mercadeo de la revista MTB Culture.

  • twitter

Auspiciadores de la Cultura